El magnetismo: desde el simple imán de nevera hasta las fuerzas cósmicas

Publicado por Adrien - Sábado 15 Junio 2024 - Otros Idiomas: FR, EN, DE, PT
Fuente: Oxford University Press
Las fuerzas fundamentales, tales como la gravedad, el electromagnetismo y las fuerzas nucleares, forman la estructura de nuestro Universo. El magnetismo, una manifestación del electromagnetismo, juega un papel crucial entre ellas. Pero, ¿cómo se formó esta fuerza y cómo sigue influyendo en nuestro mundo?


Imagen: Argonne National Laboratory / Flickr / CC 2.0

Mucho antes de la formación de la Tierra, el magnetismo ya existía a escala cósmica. Los campos magnéticos se formaron en las estrellas y las nebulosas, influyendo en el nacimiento de los sistemas planetarios. Durante la formación del sistema solar, el joven Sol, con sus potentes campos magnéticos, desempeñó un papel central en la organización de los planetas y otros cuerpos celestes.

En lo que respecta a nuestro planeta, el magnetismo influyó en su formación y en su estructura interna. Hace unos cinco mil millones de años, la Tierra era un plasma caliente de corrientes eléctricas turbulentas. Estos flujos crearon poderosos campos magnéticos, que se conservaron posteriormente en los minerales ricos en hierro, como la magnetita, durante el enfriamiento de la corteza terrestre.

El descubrimiento del magnetismo se remonta a varios miles de años. Las leyendas cuentan cómo un pastor griego descubrió la magnetita cuando sus zapatos claveteados con hierro fueron atraídos por esta roca. Estos relatos, aunque anecdóticos, ilustran la fascinación que el magnetismo siempre ha suscitado. Con el tiempo, los conocimientos se han profundizado y los científicos han comenzado a comprender los mecanismos subyacentes a esta fuerza.

Hoy en día, el magnetismo es omnipresente en nuestra vida cotidiana y científica. Desde los imanes en nuestros refrigeradores hasta los poderosos electroimanes utilizados en medicina, sus aplicaciones son vastas y variadas. Las demostraciones populares, como la de las limaduras de hierro alineadas por un imán, ilustran visualmente la presencia y la fuerza de los campos magnéticos.


Imagen Wikimedia

El magnetismo de la Tierra, con sus polos norte y sur, se extiende mucho más allá de nuestro planeta, jugando un papel crucial en la protección contra las radiaciones solares y en la navegación de las aves migratorias. Masas de rocas magnéticas, como las de la isla de Elba o el monte Ida, conservan la huella de esta poderosa fuerza.
Página generada en 0.130 segundo(s) - alojado por Contabo
Acerca de - Aviso Legal - Contacto
Versión francesa | Versión inglesa | Versión alemana | Versión portuguesa